Llega un momento es que te dejas llevar por la adulación, el elogio fácil, y crees que el mérito es sólo tuyo

Crees que:

  • Que estás en el buen camino.
  • Que puedes con todo y que tú sólo lo has arreglado/solucionado.
  • Te relajas y dejas de aplicar todo lo que te ha llevado hasta ese momento y es cuando vuelves a caer en el error.
  • Piensas que todo está bajo tu control cuando en realidad, no es así.
  • No haces caso a los consejos de tu coach.

En esta situación el coach tiene 2 opciones: o corregir o dejar que se produzca el error, pero nunca busques el enfrentamiento con tu cliente.

Es preferible dejar hacer a tu cliente hasta que se produzca el fallo. Entonces le ayudas. Clic para tuitear

Entonces vuelves a estar a su lado y lo reconduces al plan de acción previsto inicialmente.

 

Ver videoEl efecto de creértelo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Compártelo con tus amigos si te ha gustado, me ayudarás a que este proyecto siga creciendo. ¡¡Espero poder tener la suerte de colaborar contigo muy pronto¡¡